Añade ritmo a tus canciones (Parte I)

Si te gusta componer tus canciones, escribes las letras, las melodías, incluso una progresión de acordes para vestir tus temas, pero lo dejas ahí, porque no sabes cómo añadir percusión, o crees que para programar un buen patrón de batería necesitas un máster en ingeniería, esta serie de artículos es lo que estabas esperando.

 

Hoy en día existen infinidad de posibilidades para todos los gustos, no importa si no tienes ni idea de qué ritmo debe hacer la batería, simplemente necesitas intuición y gusto para saber si ese ritmo que estás escuchando encaja con tu canción, o no. También existen opciones para los que tienen una idea muy clara del ritmo que quieren, y quieren que  suene exactamente tal y como lo escuchan en su cabeza.

 

Muchos años han pasado desde la aparición de los primeros secuenciadores que nos permitían crear ritmos, melodías y armonías con nuestro ordenador, pero estas herramientas eran 0 intuitivas, y debías tener ciertos conocimientos informáticos para sacar un buen resultado. Estamos hablando de herramientas como Fastracker II.

Fastracker II

Por suerte la tecnología musical ha avanzado mucho, y en esta serie de artículos vamos a ir hablando de las distintas opciones que tenemos hoy en día, desde las más simples (y menos personalizables) a las opciones más avanzadas para crear tus propios ritmos.

 

Loops

Un loop es un archivo de audio que podemos importar a nuestro proyecto con una duración exacta de 4, 8, 16 o los compases que sea. La principal ventaja de utilizar loops es que simplemente tenemos que ir pegando estos archivos de audio uno detrás del otro para ir creando el patrón rítmico de nuestra canción. 

Podemos encontrar loops  formados por un único archivo de audio stereo. La ventaja de estos es que no tendremos que preocuparnos de la mezcla, ya que vienen mezclados, pero en cambio no podemos personalizarlos, por ejemplo, no podemos hacer que el bombo deje de sonar durante unos compases.

 

Pantalla de Studio One donde se muestra un listado de loops a la derecha

También podemos encontrar loops formados por varios archivos de audio con los sonidos separados, como por ejemplo, un archivo solo con los sonidos del bombo, otro archivo solo con los sonidos de la caja y así sucesivamente. La ventaja de este formato es que tenemos más libertad para decidir si en algún compás, por ejemplo,  queremos que el bombo deje de sonar, pero el inconveniente (o no) está en que cada uno de estos archivos lo tenemos que colocar en una pista distinta, por lo que tendremos que pelearnos un poco con la mezcla.

Casi todos los programas de creación musical o DAWS (Logic Pro X, Ableton Live, Presonus Studio One, …) incluyen una larga colección de loops, que están muy bien, pero si queremos tener una gran variedad y sonar distinto, te recomendamos que visites las siguientes páginas:

 

Existen una gran cantidad de páginas que ofrecen loops, solo debes escribir en tu buscador favorito “Audio Drum loops” o “multitrack audio drum loops”, ¡incluso algunas páginas ofrecen loops gratuitos!

 

En el próximo artículo de nuestro post hablaremos de un “programa” que nos va a poner las cosas muy fáciles a la hora de añadir una batería a nuestro tema. Imagina tener a tu disposición distintos bateristas, cada uno con su estilo, y también poder seleccionar que batería quieres utilizar, y que en lugar de tener que decirle al baterista exactamente que és lo que quieres que toque, le pudieras decir cosas más sencillas como “Aquí toca un ritmo más complejo, o más simple” o “Aquí toca con más energía o menos energía”.

Si quieres aprender técnicas avanzadas de secuenciación para baterías, héchale un vistazo a nuestro Artist Development Program. No solo aprenderás a utilizar todas las opciones de las que hablaremos en estos artículos, también aprenderás a crear los ritmos y patrones que lleven tus canciones a otro nivel.