5 consejos para grabar voces nivel pro

Grabar voces parece una tarea muy fácil pero requiere cierta planificación y ciertos conocimientos que muchas veces parece que sean muy obvios, pero de tan obvios que son, nos los saltamos.

La voz es el instrumento más importante de una canción, generalmente, cuando nos acordamos de un tema lo que hacemos es tararear la melodía de la voz, o incluso cantarla, o inventarnos la letra cuando és un tema en inglés:

 

Por eso, aquí tienes nuestros 5 consejos para grabar voces nivel pro:

 

1. Utilizar el micro apropiado sin volverse loco buscando el micro perfecto.

Lo más importante a la hora de grabar una voz es conseguir una buena interpretación, y en segundo término, conseguir una grabación con un gran sonido. Y aunque parece que una cosa no vaya con la otra, pues es todo lo contrario. Si utilizamos un micro que resalte todas las cualidades de nuestra voz nos sentiremos más cómodos a la hora de cantar y esto nos ayudará a realizar una gran interpretación.

Microfonos de varios tipos

Es importante entender la diferencia entre un micrófono diseñado para ser utilizado en directo y un micrófono para estudio.

 

Los micrófonos dinámicos como el Shure SM58 están diseñados para ser robustos, aguantar todo tipo de barbaridades en el escenario, y tienen poca sensibilidad (capacidad para captar sonidos a muy bajo volumen) para evitar problemas de feedback. Además, su objetivo es captar sonidos que luego se amplifican a través de una PA (los altavoces gigantes que ves en los escenarios), por lo que el nivel de detalle de los sonidos captados no es muy crítico.

 

Los micros de condensador, por el contrario, están diseñados para tener mayor sensibilidad, y aunque no tienen la fragilidad de una estatua de cerámica, no están diseñados para ser utilizados para clavar un clavo a falta de un martillo. Estos micros tienen un sonido más detallado y abierto en comparación con los dinámicos.

 

Existen otros micrófonos como los de cinta o válvula, pero creeme, no hace falta volverse loco o loca a la hora de adquirir un micrófono para grabar voces en casa, cualquier micrófono de condensador con un precio a partir de 300€ te dará grandes resultados.

 

Y antes de que lo preguntes, por supuesto que se pueden utilizar un micrófono dinámico para grabar voces, pero yo te aconsejaria que solo lo usaras para grabar temas con un rango dinámico pequeño, es decir, que cantes todo el rato a tope de power, y también si tus conocimientos sobre mezcla son algo más que nivel principiante, pues conseguir buenos resultados te va a exigir más trabajo durante la edición y la mezcla comparado con utilizar un micro de condensador.

 

 

2.Respetar la distancia correcta con el micrófono

Las técnicas de micrófono utilizadas en directo y en estudio a la hora de cantar son muy distintas.
Los micros de directo están diseñados para cantar muy cerca de ellos, como ya hemos comentado, tienen poca sensibilidad para poder captar solo la voz y no el resto de instrumentos que hay en el escenario. Por ese motivo, su efecto proximidad es mínimo.

 

Microfono de condensador

¿Qué es el efecto proximidad? Básicamente, cuanto más cerca estás del micro mas se van a resaltar las frecuencias graves. Este efecto es mucho más notable en los micrófonos de condensador.

 

Para evitarlo, es importante mantener una distancia de un palmo entre la boca y el micrófono.

 

Otra cosa importante, intenta mantener siempre la misma posición y distancia a la hora de cantar, porque sino, tus grabaciones van a tener cambios de volumen y tono que luego te van a dar mucho trabajo durante la edición para conseguir corregirlos.

 

En el estudio no hay que utilizar las técnicas de micrófono que se utilizan en directo. Habrás visto a más de un cantante alejar el micrófono de la boca en el momento de máxima intensidad. Apartarse del micrófono en el estudio implica que perdemos volumen del sonido que viene directo de nuestra boca, y su volumen se equipara al de la reverberación de la sala, por lo que la voz pierde presencia. Mal asunto.

 

Si tienes tendencia a moverte mucho mientras cantas es mejor aumentar la distancia con el micrófono. Recuerda, lo más importante es la interpretación, no el sonido, así que muévete, pero solo un poco.

 

3.Utilizar un antipop

Uno de los grandes problemas que nos encontramos al grabar voces es la exageración de volumen que se genera al pronunciar las consonantes llamadas oclusivas (p, b, t, d, k, g).

 

¿Cómo podemos evitarlo?

 

Opción 1. Utilizar un antipop. No hay problema, si haces pop esta solución también te sirve (chiste malo del dia). Un antipop es un accesorio que sujetamos en el pie de micro y se coloca entre la boca y el micro. Generalmente está compuesto por una especie de tela, y algunos están hechos de una rejilla metálica. También puedes fabricar el tuyo utilizando una media vieja (si está lavada mejor) y una percha metálica.

 

Opción 2. Aumentar la distancia con el micrófono. Pero recuerda, no te apartes demasiado porque sino vas a perder presencia en la voz. Otra opción es girar un poco el ángulo del micrófono para que el diafragma, la parte del micro que capta las vibraciones, no esté en ángulo recto con la boca. Si torcemos un poquito el micro podemos conseguir reducir las pequeñas explosiones de aire que se producen al reproducir ciertas consonantes.

 

Aunque existen formas de minimizar estos sonidos a través de la edición, nuestro consejo es que los intentes minimizar durante la grabación, así luego te ahorras trabajo.

 

4. No saltarse el proceso de Soundcheck

El proceso de soundcheck engloba todas las comprobaciones necesarias para asegurarnos de que vamos a conseguir el mejor sonido posible con el material que tenemos.

 

Empieza por asegurarte que el soporte de micro está bien colocado, sobretodo, que el palo central no toque al suelo, sino, se transmiten las vibraciones del suelo hacia el micro.

 

Busca una habitación lo más silenciosa posible, que no tenga una ventana o balcón a la calle más transitada, y sin electrodomésticos que puedan generar ruido como neveras, lavadoras, etc, y que sea lo más seca posible. Con seca me refiero a que no tenga reverberación. Una cosa es cantar en el baño, la otra es grabar en el baño. Toda esa reverberación fantástica que tanto te incita a cantar bajo la ducha, luego es un problema en las grabaciones. Más vale tener un sonido seco, luego podemos usar plugins que nos añadan la reverberación que nos dé la gana.

 

Ajusta el nivel del previo para tener una señal que no esté ni demasiado baja, ni demasiado alta que sature al cantar.

 

Hazte una mezcla de auriculares que te permita escuchar tu voz y las pistas de referencia. Cuidado al utilizar efectos de reverberación y delays, pues pueden ayudarte a conseguir una gran interpretación, o un desastre de desafinación, pero este tema ya lo hablaremos en otro post.

 

5. No abusar del autotune

Aviso importante: Autotune y todos sus derivados (melodyne, flex pitch, etc) permiten corregir pequeños errores de afinación, a la que el problema es más gordo, el sonido empieza a ser artificial, y conseguir un sonido más natural lleva muchas horas de edición. Por eso mismo, es mejor hacer tantas tomas como haga falta para conseguir una buena interpretación, y creer que todo se puede arreglar con estos programas.

 

Lo que nunca van a mejorar estos programas de afinación es el carácter que le demos a nuestra interpretación, así que canta con toda tu alma, y si desafinas un poco, pues ya avisaremos al primo Autotune.

 

 

Date de alta en nuestra newsletter para recibir cómodamente todos nuestros artículos en tu correo electrónico, y si tienes alguna duda sobre lo que lees en nuestro blog, puedes seguirnos en Instagram (@calmtreemusic) y mandarnos un mensaje privado.